20
Apr

¿POR QUÉ LOS ADULTOS MAYORES DUERMEN MENOS?

En el proceso de envejecimiento ocurren cambios externos e internos, se ven afectados los ciclos de sueño. El insomnio se presenta en alrededor del 50% de la población, principalmente en adultos mayores y mujeres.

El insomnio es el término utilizado para describir la percepción de sueño insuficiente en el cual se presentan dificultades para dormir, fatiga, disminución en la retención de la memoria, falta de atención, concentración, modificación del estado de ánimo, irritabilidad, tensión, problemas gastrointestinales, cefalea, etc. 

El insomnio puede deberse a causas diversas que generan malestar continuo. Cuando se presenta, debe prestar especial atención en la frecuencia, es posible que algún evento estresante, o de gran impacto emocional genere su aparición a corto plazo, si continúa por más de 30 días es considerado crónico y requiere de intervención médica

Causas comunes del insomnio en los adultos mayores:

  • Depresión.
  • Demencia. 
  • Medicación. 
  • Duelo.
  • EPOC.
  • Enfermedades cardiacas.
  • Tratamientos agresivos como quimioterapia.
  • Aislamiento social.

¿Qué puedo hacer para prevenirlo?

  • En términos generales no se recomienda el uso de medicamentos para dormir a menos que el médico tratante así lo considere. 
  • Evitar comidas pesadas a la hora de la cena.
  • Evitar siestas durante el día
  • Practicar ejercicio físico.
  • Establecer rutinas y horarios para dormir y despertar.
  • Que la cama sea un espacio utilizado exclusivamente para dormir y para la actividad sexual.
  • No consumir bebidas alcohólicas para “conciliar el sueño”. Si consume medicamentos puede verse afectado el tratamiento médico. 
  • Mantener la mente ocupada con tareas del hogar o actividad cognitiva.

Para obtener más información contáctenos, con gusto le atenderemos

Tel: 5135 5896 ó 5135 5956

Mail: informes@secuoya.com.mx

También puede seguirnos en Facebook e Instagram.

 

Referencias: 

De la Calzada, M. D. (2000). Modificaciones del sueño en el envejecimiento. Rev Neurol, 30(6), 577-580.